los españoles la designaron como centro eclesiástico de Nuevo México