la Revuelta de los Pueblos quemaron y derrumbaron la iglesia obligando a evacuar el pueblo para evitar represalias del gobernador

Santo Domingo

Durante la mayor parte del periodo colonial Español, Santo Domingo fue uno de los centros misionales más importantes y la capital eclesiástica de Nuevo México. La iglesia fue levantada antes de 1607 por Fray Juan de Escalona y fue considerada una de las más grandes y finas misiones de Nuevo México.