la inundación destruyó la iglesia y el cementerio dejando un gran banco de tierra en el lugar de la iglesia

Santo Domingo

Durante la mayor parte del periodo colonial Español, Santo Domingo fue uno de los centros misionales más importantes y la capital eclesiástica de Nuevo México. La iglesia fue levantada antes de 1607 por Fray Juan de Escalona y fue considerada una de las más grandes y finas misiones de Nuevo México.