la misión y el presidio sufrieron de falta de recursos