el gobernador de Texas adquirió el convento y dejó el compejo completo en manos de the Daughters of the Republic of Texas