arqueólogos excavaron el área del convento encontrandose con rastros de saqueos