La Conservación Arqueológica de Albuquerque aceptó la donación de la Misión