Antonio Velarde donó toda la capilla